La Federación de Enseñanza de CCOO de Castilla y León entiende que el incumplimiento por parte de SERUNION de sus obligaciones contractuales posibilita la rescisión del contrato del servicio de comedores escolares

 Finalmente, la Administración parece decidida mantener el contrato con la empresa Serunión en las provincias de León y Segovia. A pesar del descontento generalizado de la sociedad castellano-leonesa, la aparición de gorgojo en el menú de seis colegios de la región se saldará con una multa de 12.000 euros o a lo sumo dos del mismo precio; multas que se impondrán a la empresa por incumplimiento grave de las obligaciones establecidas en los pliegos firmados entre las partes contratantes.

Ese incumplimiento grave se ha debido, efectivamente, a la aparición de las larvas en la sopa de las/os niños, larvas que fueron ingeridas por algunas/os alumnas, según aseguran testigos directos, evidenciando una clara irregularidad en el control e inspección del almacenamiento y de la propia materia prima por la empresa y evidenciando, eso sí, la necesidad de retomar los convenios suscritos con las Universidades Públicas de Castilla y León, desde los Departamentos de Dietética y Nutrición.

La Junta de Castilla y León nos quiere hacer creer que sólo es posible la rescisión del contrato con Serunión en el caso de que se haya producido un riesgo para la salud, de acuerdo con el pliego de cláusulas administrativas firmado por las partes contratantes, pero la realidad es que dicho pliego recoge la posibilidad de resolver el contrato por incumplimiento de las obligaciones contractuales esenciales, calificadas como tales en los pliegos o en el contrato, supuesto que podría entenderse que se da en el caso que nos ocupa. Además, también se recoge que existe la posibilidad de suprimir el servicio por razones de interés público, interés que claramente existe en las provincias donde acontecieron los hechos.

Por todo ello, y para que niñas y niños de nuestra Comunidad coman en los colegios públicos comida sana a un precio asequible y se consiga además potenciar a los productores locales, exigimos a la Administración que rescinda el contrato a la empresa SERUNION, y que, empezando por los comedores adjudicados a dicha empresa, recupere la gestión pública del servicio y destine el ahorro, que dicha medida supondría, a mejorar la calidad del mismo, a bajar el precio de los menús y a aumentar la cuantía de las becas, modificando los criterios económicos en la concesión de ayudas de comedor, ya que la normativa actual establece que sólo se podrá recibir una comida gratuita cuando la suma de lo que ganen todos los miembros de la familia sea menor de 266,25 € al mes. Con el ahorro logrado se puede iniciar, además, un programa de apertura de comedores en períodos no lectivos, y de desayunos o meriendas para escolares, similar al existente en algunas CCAA y ayuntamientos, ampliando, por último, el servicio de comedor al alumnado de ESO, actualmente excluido del mismo.

León, 4 de noviembre de 2014

 

Anuncios