logoccooLa gravedad de los ataques del Gobierno a la enseñanza pública ha llevado al movimiento estudiantil a convocar huelga los días 26 y 27 de marzo

La agresión sistemática contra la educación pública por parte del actual Gobierno continúa. A la aprobación de la LOMCE se suman sus desarrollos normativos y las razones que sacaron a la totalidad de la comunidad educativa a la calle en los últimos meses, se mantienen.

Los recortes educativos están suponiendo que cada vez más jóvenes no puedan acceder o se vean obligadas a abandonar, los estudios superiores. El incremento de las tasas (estudiar un Grado o un Máster en las universidades públicas de Castilla y León es un 29% más caro que la media nacional), el recorte en las becas (este curso el recorte se ha acercado al 50%) y ayudas (la Junta de Castilla y León suprimió en 2011 las ayudas complementarias de las becas Erasmus) suponen una barrera económica infranqueable para muchas familias.

Por otra parte, con los cambios que se plantean en los procedimientos de admisión para estudios de Grado, como desarrollo de la LOMCE, cada centro podrá establecer métodos de selección específicos y aumentar el nivel de desregulación.

Tampoco la Enseñanza Secundaria Obligatoria se libra de los recortes, a las ayudas para los libros de texto (la Consejería de Educación dedicará este curso la tercera parte de los 21,2 millones de euros del total del curso 2010-2011), se suma la “compactación” del Bachillerato y la Formación profesional en el medio rural, el incumplimiento de las promesas de construir centros públicos en el alfoz de las ciudades o la tardanza en cubrir las bajas del profesorado.

Las víctimas de todos esos recortes, y del saqueo de lo público, tienen además cara, nombre y apellidos, y son la consecuencia del recorte presupuestario en Educación, que en Castilla y León supone un disminución del 20,4% respecto a 2010, lo que sitúa a nuestra región en el cuarto puesto del ranking estatal de bajada del gasto educativo,

Es tremendo ver como no falta financiación para sanear la banca, cubrir los agujeros de las autopistas, socializar las pérdidas de las grandes empresas y los proyectos fallidos, y, sin embargo, no hay recursos para la inversión de futuro más rentable de un país: el sistema educativo público, desde la Escuela Infantil hasta la Universidad, el que garantiza la cohesión social.

Por todo ello, porque quieren llevarnos a un modelo de sociedad de trabajadores precarios y mal pagados, para el que es suficiente un sistema educativo mediocre, y también, porque creemos los jóvenes deben aprender que sin lucha no hay futuro, la FECCOOCyL apoya las movilizaciones estudiantiles, contra la LOMCE y los recortes.

Anuncios