El pasado día 1, la bandera tricolor fue izada en el Ayuntamiento de Pastores (Salamanca) como muestra simbólica y reivindicativa de apoyo al Encuentro Estatal de Cargos Públicos por la República, que se estaba celebrando en Madrid en ese mismo día, convocado por la Junta Estatal Republicana – JER. La enseña tricolor fue retirada del Ayuntamiento por la Guardia Civil, por orden de la Subdelegación de Gobierno, a la vez que se comunicó la apertura de un expediente contra la alcaldesa de este pequeño municipio, Pilar Salazar González. Ante este hecho la JER quiere hacer público las siguientes consideraciones:

1.- La Junta Estatal Republicana expresa toda su solidaridad y apoyo a la alcaldesa del municipio de Pastores (Salamanca), Pilar Salazar González, y se manifiesta en contra de la denuncia hecha por la Subdelegación de Gobierno así como la postura tomada por la organización del PSOE de su demarcación por exigirle la entrega de su acta de concejal electa. Consideramos que ambas actuaciones no hacen sino intentar “criminalizar”  una acción política de expresión simbólica y reivindicativa de republicanismo en un pueblo pequeño de nuestro país, con motivo de un determinado evento. 

2.- La JER no se sorprende de la actuación autoritaria de la Subdelegación de Gobierno, ya que está en línea con las mismas políticas que se derivan de la modificación del Código Penal y de la reciente propuesta de Ley de Seguridad Ciudadana, que no tienen por objeto más que intentar acallar la rebeldía social de los que confrontan contra las medidas del Gobierno del Partido Popular que han llevado a España a ser el país modelo del mundo en paro, recortes y corrupción.

 3.- Esta actuación de la Subdelegación tiene su antecedente, también, en el hecho de que el PP no ha condenado el régimen franquista ni su represión, demostrando con esta actuación la persecución obsesiva que tiene contra la bandera tricolor de la II República, ignorando incluso las resoluciones judiciales que la consideran completamente legal y democrática, mientras, por otra parte, este mismo Gobierno sigue permitiendo con total impunidad el uso ilegal de la bandera preconstitucional franquista – “siempre que no se use con fines violentos”, tal y como ha justificado recientemente el Ministerio del Interior-, o determinados eventos y organizaciones de este signo, o incluso arropando las nefastas declaraciones de tinte franquista que, hasta en contra de la historiografía, viene haciendo repetidamente el diputado del PP, Rafael Hernando.

4.- Desde la JER afirmamos que mientras el republicanismo, y su bandera, como expresión legal, política y representativa  del estado republicano, aspira a la democracia, la libertad y la paz; el fascismo es la negación absoluta de estos valores y comportamientos, como prueba la experiencia histórica del nazismo en Alemania, Mussolini en Italia, o Franco en nuestro país, significando la anulación del pluralismo político y la democracia, la represión política de otras ideologías y partidos, el uso sistemático de la violencia, y la eliminación física de personas por motivos ideológicos o de otro tipo.. La Constitución de 1978 establece como “valores superiores de su ordenamiento jurídico, la libertad, la igualdad y el pluralismo político”, por lo que cualquier forma de fascismo, incluida la bandera preconstitucional franquista, es inconstitucional e ilegal precisamente por ir en contra de esta declaración. No puede haber en esto ningún género de duda ni vacilación.

5.- La JER se sorprende igualmente de la actitud del PSOE de la demarcación de este Ayuntamiento que, lejos de defender argumentos como los indicados en defensa del republicanismo y la democracia, ha exigido a la alcaldesa de Pastores su acta de concejal, al parecer porque dicen que ya no les representa, como si defender una actitud simbólica, democrática, republicana y de libertad de expresión en el marco indicado, fuera un delito en este país. Lamentamos que esta organización del PSOE haya renunciado a su pasado histórico republicano y a la defensa de esta alternativa como modelo de Estado, si bien ello pueda ser consecuencia del pronunciamiento extraño, al menos por incoherente, sobre el republicanismo de sí-pero-no-sino-solo-un-poco resultante de su reciente Conferencia Política, para al final concluir con la defensa de este sistema monárquico neoliberal y bipartidista que está en crisis. Esta actitud represiva ante la alcaldesa, no se dirige tanto contra Pilar Salazar, que también, y que puede ser una extraordinaria alcaldesa, sino contra la bandera republicana y lo que ello significa, por lo que viniendo del PSOE resulta todavía más rechazable.

6.- En consecuencia, la JER se solidariza con la alcaldesa Pilar Salazar González; denuncia la actitud del PSOE de su demarcación; y rechaza cualquier expediente o medida sancionadora que la Subdelegación de Gobierno pudiera emprender contra ella, así fuese administrativa o de otro tipo; a la vez que hacemos  un llamamiento a las fuerzas progresistas, republicanas y de izquierdas de nuestro país, para que se solidaricen con su actuación en defensa de la libertad de expresión y los derechos y libertades que la tricolor republicana simboliza y que no pueden ser criminalizados.

 

Madrid, 3 de diciembre de 2013

Anuncios