Artículo de Salce Elvira, sindicalista de CCOO y miembro de su Sector Crítico, publicado en “Cuarto Poder”, con relación a la comparecencia por escrito de experto de CCOO en el Congreso de los Diputados, sobre el Informe que han elaborado del “factor sostenibilidad”.

Aunque tiene fecha 19 de Junio, acabo de conocer con sorpresa, perplejidad e  indignación el escrito dirigido al Congreso de los Diputados por el experto de CCOO en la Comisión del Pacto de Toledo, Miguel Ángel García. Se trata de una comparecencia solicitada por la Cámara, al igual que al resto de los miembros, acerca de su posición en la participación en el Informe sobre el factor de sostenibilidad del sistema de pensiones, que tanto malestar ha producido en una gran parte de la afiliación al sindicato.

Pues bien, el citado experto, excusando no poder realizar personalmente la comparecencia, se ratifica por escrito en todos y cada uno de los puntos recogidos en el voto particular que hizo el día 7 de Junio pasado, con aquella famosa rueda de prensa defendiendo el SI al Informe rodeado de lo más granado de los “sabios” afines a la gran banca y a las aseguradoras privadas.

La dirección Confederal se desvinculó de dicho informe en su declaración del 11 de junio, donde se recoge que “es consciente del desconcierto que tal situación está generando entre la opinión pública y nuestros afiliados y afiliadas” y que “dicho Informe de los expertos no recoge la posición de CCOO sobre el futuro de las pensiones y en ningún caso nos sentimos vinculados a él”. Añadiendo, además, que “asume cometió un error al haber aceptado la participación de una persona asociada al sindicato en una comisión profundamente desequilibrada”. Además del comunicado, creo que faltó tomar otras medidas al respecto.

El nuevo escrito presentado en el Congreso, contribuye nuevamente a aumentar el “desconcierto” de nuestra afiliación, al seguir ostentando la responsabilidad de Coordinador de Gabinete Económico de CCOO, una persona que hace caso omiso de la opinión mayoritaria de la afiliación y de la posición del máximo órgano de dirección.

Por el contario, continua como si nada hubiese ocurrido o estuviera por encima de lo que piensa la organización de la que depende y de la que sigue siendo asalariado.

El informe de los expertos sobre las pensiones, según distintos analistas, contiene errores económicos y matemáticos demostrados, pero lo que a mí me preocupa enormemente es el transfondo ideológico que recorre todo su contenido, fruto de la composición mayoritariamente neoliberal de sus miembros, que el gobierno de Rajoy está utilizando para justificar el recorte de las pensiones. Como decía el experto que voto NO, “el interés del Gobierno español era tratar de dar cobertura “científica”, a oloiitravés de un Comité de Expertos, a una reforma del sistema público de pensiones enfocada, no sólo, ni en primer lugar, a las sostenibilidad a largo plazo de sus finanzas, sino a contribuir a alcanzar los objetivos de déficit público a corto plazo”.

Cuando se entra al fondo de la cuestión, se aprecia lo indeleble de los argumentos «técnicos», asi como el juego interesado del doble razonamiento falso que se viene utilizando para justificar los recortes: Uno, el de su insostenibilidad a largo plazo, que nadie ha podido demostrar rigurosamente como han expuesto en multitud de ocasiones economistas muy reconocidos. Actualmente, las pensiones cuestan en España un 10% del PIB y según la UE, en el 2050 costarán un 14%. Esto es menos de lo que hoy gasta en pensiones Francia o Italia. Y otro, aceptar que para hacer frente al desequilibrio financiero que pueda provocar esa pretendida insostenibilidad lo que hay que hacer es solo actuar por la vía de reducir el gasto, disminuyendo las pensiones y no aumentando los ingresos, es decir, mejorando la distribución de la renta para que así haya más salarios y más cotizaciones, el empleo decente, sobre todo el femenino, la productividad, destopando las cotizaciones de los salarios más altos, y en última instancia, los ingresos a través de los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, poniendo en marcha políticas justamente contrarias a las que se están aplicando y que han provocado la crisis que estamos sufriendo.

Ahora estamos en una crisis en la que se ha perdido más de tres millones de puestos de trabajo y los intereses económicos vuelven a sembrar las dudas sobre la sostenibilidad del sistema. Pero la solución está en volver a crecer, no en degradar la protección social, y pensar en las personas como eje central. Lo que sí habría que poner en duda es la solvencia técnica y social de los gobiernos que nos han tocado en estos duros años.

Este intento de vuelta de tuerca en torno al sistema público de pensiones se añade a la reforma de 2011, acordada entre el gobierno socialista, CCOO y UGT, que acaba de entrar en vigor y ya va a significar un recorte importante de las pensiones medias, al endurecer los requisitos de percepción y alargar la edad de jubilación, que se hizo, según se explicó en su día, para “blindar” el sistema hasta el 2032 y con la que el Sector Crítico de CCOO estuvimos en contra, con sólidos argumentos, al entender que no había motivos y que se trataba de una imposición más de Bruselas con sus ansias sin limites de acabar con toda protección social.

Es por ello imprescindible y urgente una nueva y contundente descalificación pública de estos comportamientos que tanto daño están haciendo a CCOO. Espero que en la comparecencia de CCOO del lunes en el Congreso, el responsable político en la Comisión Ejecutiva del tema de pensiones, explique claramente la posición de nuestro Sindicato, contrario a este infausto informe, y se oponga, frontalmente y sin matices, a cualquier recorte de las pensiones futuras y presentes, a pesar de que en otras muchas ocasiones su discurso y planteamientos hayan sido demasiado coincidentes con los de el tantas veces citado y ya famoso experto.

 

Salce Elvira es profesora de enseñanza secundaria y afiliada a CCOO. JUNIO 2013

Anuncios