Tomado de la web central de la Federación Republicanos.P1160479

El 18 de mayo se celebró en Madrid, en el auditorio “Marcelino Camacho” de Comisiones Obreras,  un acto político bajo el lema “Frente a la crisis, unidad de clase”, convocado por la Federación RepubP1160538licanos (RPS), la Junta Estatal Republicana, el Partido Comunista de España (marxista-leninista) y el Partido Comunista de Madrid. Con una asistencia de trescientas personas, el acto fue presentado por  René, miembro del Partido Comunista de Madrid, y Tamara, del PCE (m-l), y contó con las actuaciones musicales de Germán Coppini, Armando Martínez y Salvador Amor, P1160501quienes interpretaron con emoción y fuerza canciones de lucha y compromiso.

Intervino en primer lugar Juan Fajardo, diputado de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) por Pontevedra, quien se refirió a la gestación de la AGE,  subrayó cómo la formación de esta coalición de izquierdas ha sido capaz de movilizar a un importante sector de las clases populares de Galicia y planteó la necesidad de la unidad de la izquierda para desalojar a la derecha del gobierno.

A continuación tomó la palabra un miembro del colectivo de trabajadores despedidos de Telemadrid (TMex), que comentó las manipulaciones informativas de la televisión madrileña y explicó el proceso de lucha y movilizaciones  que están protagonizando.P1160508

Intervino en tercer lugar Carlos Hermida, de RPS, quien expuso las terribles consecuencias sociales provocadas por  la política económica del  gobierno, descartó cualquier posibilidad de regeneración democrática dentro del régimen y abogó por la alternativa republicana. La III República, comentó, sólo llegará si se logra la unidad de la izquierda en torno a un programa común capaz de servir de referente a los millones de personas que están indignadas, pero también desorientadas políticamente. La unidad es absolutamente imprescindible para enfrentarnos a la ofensiva de una oligarquía que ha declarado la guerra a su propio pueblo y traiciona a su país.

Agustín Canales, del PCE (m-l), fue el cuarto orador. Tras referirse a los ataques que viene sufriendo la clase trabajadora en sus derechos laborales y sociales y a la creciente respuesta social en la calle, resaltó que en España no solo nos enfrentamos a la soberbia del gobierno y a la cerrazón de los empresarios, sino que tenemos que hacer frente a un régimen político cuyas instituciones están controladas por un minoría consolidada al amparo de la dictadura franquista. La izquierda –continuó–necesita un rearme ideológico; necesita la unidad para combatir al bloque de poder. Sin echar al gobierno y sin acabar con la monarquía no podrá haber avances democráticos.

Daniel Morcillo, del PCM, habló en último lugar. Critico el retroceso histórico que suponen las medidas del gobierno, en especial la LOMCE y la futura ley del aborto, la discriminación de la mujer y el robo de derechos sociales, y defendió la unidad de la izquierda para la superación del régimen monárquico.

Tras estas intervenciones, Concha Carretero, compañera de las “Trece Rosas” e histórica militante antifranquista, dirigió unas emotivas palabras a los asistentes. Reafirmó su compromiso comunista, el orgullo de haber pertenecido a la juventud Socialista Unificada (JSU) y se declaró firme partidaria del frente popular. El público aplaudió con fuerza las palabras de una mujer que jamás se ha doblegado y cuya lucha constituye un ejemplo para las jóvenes generaciones.

El acto se cerró con la lectura de un comunicado final por parte de René y Tamara y el canto de la Internacional.

Tanto la asistencia de público como los comentarios que se escuchaban a la salida del auditorio, indican que  esta iniciativa  ha sido un éxito rotundo. Por fin, decían muchos de los hombres y mujeres que acudieron al acto,  la izquierda comienza a unirse.

Consideramos que este acto marca un hito importante en el proceso de unidad de la izquierda de cara a la formación de un bloque social popular.  Venciendo viejos antagonismos, rencillas y recelos, se ha dado un paso cualitativo en la articulación de una alternativa de izquierdas para desalojar a la derecha del gobierno y comenzar a plantear la ruptura con el régimen monárquico. Queda un largo camino por recorrer en el que sin duda habrá que superar obstáculos de todo tipo, algunos de ellos planteados desde posiciones presuntamente de “izquierdas”. Pero  lo fundamental es que hemos abierto la senda.

No hay alternativa de progreso dentro del actual régimen monárquico. Los que plantean esta posibilidad y hablan de regeneración democrática son, en el mejor de los casos, individuos ingenuos perdidos en artificios intelectuales absolutamente estériles. Pero en otros casos, y esto es mucho más grave, se trata de maniobras conscientes para dinamitar la lucha por la República e impedir el hundimiento de la monarquía. Desde “frentes cívicos” y “alternativas ciudadanas” parece promoverse una reedición de la nefasta Transición.  Debemos denunciar con contundencia a quienes tratan por segunda vez de estafar y engañar al pueblo español.

Este régimen monárquico, absolutamente corrompido, al servicio de una oligarquía parasitaria y cleptómana, solo provoca miseria y sufrimiento. La monarquía, la derecha política y la oligarquía financiera son  causantes del desastre social en el que estamos sumidos. No hay más salida política que la ruptura con el régimen y la proclamación de la III República.

Anuncios