La sociedad española desde la transición se ha caracterizado por estar desinformada de su historia pasada. De forma interesada, la memoria de las atrocidades de la dictadura del General Franco ha pasado a un segundo plano en aras de una necesaria reconciliación nacional;

 Pero esta necesidad social no debe – ni puede- ignorar el necesario relato de la verdad que supone asumir que la rebelión militar contra la república legalmente constituida supuso un crimen de lesa humanidad en lo político, lo social y en lo laboral también. Un pueblo al que le quieren quitar la memoria tiene la obligación ciudadana de informarse, por otros medios.

He aquí un ejemplo:

https://docs.google.com/document/d/18AA1C5Q9R5AHdo_jN_fjCmk1KqZMUAogQC1gybR9HYw/edit?pli=1

 

Anuncios