30/11/2011

Seguimos en plena crisis. Una crisis que está liquidando el Estado de Bienestar, los derechos laborales, la soberanía y la democracia, como acaba de ocurrir en Grecia y en Italia, donde gobiernos democráticos han sido sustituidos por servidores del poder financiero. Y mientras los trabajadores y las clases populares están sufriendo duramente sus consecuencias (en paro, en salarios, en pensiones, en sanidad, en enseñanza, en democracia, etc.), los bancos y el resto de responsables de la crisis incrementan sus beneficios, incrementan su poder poniendo a los gobiernos a su exclusivo servicio y debilitan seriamente a los sindicatos de clase.
Estamos mal y vamos a estar peor. La lucha de clases se ha agudizado y el poder financiero lleva la iniciativa y avanza sin obstáculos importantes, como demuestra la reforma “Express” de la Constitución Española impuesta recientemente. En una situación como ésta hacen falta posiciones claras y firmes que combatan las mentiras neoliberales, el miedo y la insolidaridad que se extiende entre los trabajadores y refuercen su unidad y su combatividad. Hay que decir claramente:
1- Que la política de austeridad y recortes no sólo es injusta sino también inútil. Porque sólo se saldrá de la crisis creando el empleo que la austeridad y los recortes destruyen. Las renuncias no han servido para nada: los mercados son insaciables y cada vez piden más. Afirmar que los trabajadores hemos vivido por encima de nuestras posibilidades o que todos somos responsables, además de falso, es una indecencia creada y difundida por los poderosos para que nos sometamos sin resistencia a sus planes.
2- Que para crear empleo en cantidad y de calidad es imprescindible una profunda reforma fiscal y el combate contra el escandaloso y masivo fraude. Los ricos no pagan impuestos, de hecho, según los propios técnicos de Hacienda, el fraude de las grandes fortunas y empresas superó en el 2010 los 43.000 millones de euros.
3- Que el problema de la deuda pública está en el diseño de la propia UE puesto en marcha en el tratado de Maastricht y reforanzado en el Tratado de Lisboa (papel del BCE, 3% del déficit público como máximo, no armonización fiscal, presupuesto de apenas 1% del PIB de la UE, etc.). No obstante, el problema se solucionaría puntualmente con un verdadero BCE que comprara la deuda que fuera preciso como hacen los Bancos Centrales de USA, Japón, Brasil o Inglaterra.
4- Que la Reforma Laboral y todas las habidas desde 1984, cuyo objetivo era crear empleo, han fracasado porque no lo han hecho y han generalizado la precariedad.
5- Que la Reforma de Pensiones que firmaron CCOO y UGT ha sido un gravísimo error estratégico y un gran recorte de las pensiones públicas futuras a favor de los poderes financieros.
6- Que la anunciada Reforma de la Negociación Colectiva al priorizar el Convenio de Empresa sobre el ámbito superior, supondrá su eliminación de hecho para la gran mayoría de los trabajadores y pondrá en peligro la existencia de los sindicatos de clase.
7- Que el Pacto por el Empleo propuesto por CCOO es una alternativa condenada al fracaso si no va acompañada de la movilización necesaria, dado que la Patronal y el Gobierno no necesitan hacer ninguna concesión para atacar nuestros salarios, derechos y condiciones de trabajo, si tienen garantizada la paz social.
8- Que la estrategia seguida por CCOO desde la HG del 29-S no ha sido útil: ni ha frenado los recortes, ni impedido la destrucción de empleo, ni ha impedido las reformas, ni ha incrementado los salarios, que han perdido poder adquisitivo, ni ha desbloqueado la Negociación Colectiva… ni ha mejorado la correlación de fuerzas.
La derecha y el capital no pueden estar más satisfechos del balance de sus logros desde mayo del 2010 : Reforma Laboral, Reforma de las Pensiones, reducción de los salarios a los 2,5 millones de empleados públicos, congelación de pensiones, millones de trabajadores con sus salarios congelados por el bloqueo de sus convenios, reducción de muchos millares de empleos públicos, ayudas enormes a los Bancos y Cajas, liquidación y transformación en Bancos de las Cajas para su posterior regalo a los bancos, privatizaciones, etc.
Por todo ello, el SECTOR CRITICO DE CCOO DE MADRID defiende:
• Una estrategia de movilización sostenida que acumule las fuerzas necesarias para que avancen nuestras propuestas y reivindicaciones. Sin una buena correlación de fuerzas la negociación se convierte en una imposición del fuerte sobre el débil. Una estrategia a medio plazo que cuente con la unidad con UGT y el máximo apoyo social y político. Y, por supuesto, que busque la actuación coordinada con los sindicatos de los países de la Unión Europea, empezando por los más afines.
• La oposición a la política de austeridad y a los recortes. Defendemos una política expansiva creadora de empleo, fortalecimiento de los servicios públicos y una potente reforma fiscal que debe empezar por la lucha contra el fraude.
• Una estrategia para desbloquear la Negociación Colectiva basada en la movilización coordinada y planificada de todos los trabajadores y sectores afectados.
• La oposición a la Reforma de la Negociación Colectiva anunciada por su carácter insolidario y antisindical.
• Un modelo sindical más democrático, más participativo, asambleario y reivindicativo. Más próximo a los trabajadores.
• El apoyo decidido a la lucha por la Enseñanza Pública Madrileña que se ha convertido en el símbolo de la lucha contra los recortes sociales. Una lucha que, para tener éxito, debe ser larga y debe extenderse a todos los sectores públicos. Apoyar esta lucha es oponerse con firmeza a todos los próximos y abundantes recortes que nos esperan.
• La confluencia y el trabajo con el 15-M. Hoy por hoy el 15-M es una fuerza real con una importante capacidad de convocatoria y presencia internacional.
• El respeto máximo a la democracia y a la soberanía de cada país. Contra las injerencias y chantajes. Sí a las consultas populares para que los ciudadanos decidan.

Madrid, Noviembre del 2011
SECTOR CRITICO DE CCOO DE MADRID

Anuncios