Este Primero de Mayo de 2010, en el que se cumplen 120 años de su primera celebración en España, los trabajadores y trabajadoras de los cinco continentes celebramos el Día Internacional del Trabajo para demandar un empleo con derechos, y para exigir un mundo más justo, en el que impere el reconocimiento y defensa de los derechos humanos y los valores universales de democracia, paz, libertad, justicia, igualdad y solidaridad.  Junto a la Confederación Sindical Internacional (CSI), creemos imprescindible establecer controles sobre la economía sumergida, los fondos especulativos y los grupos de inversión privados; un nuevo modelo de gobierno, en definitiva, del mundo financiero orientado a garantizar el desarrollo del sistema productivo.De la misma forma, apoyamos el establecimiento de un impuesto sobre las transacciones financieras que colabore a la recuperación económica mundial, la creación de empleo y la consecución de los objetivos de desarrollo, así como un nuevo rumbo para el cambio climático.
Por la Europa social y los derechos de los trabajadores

Los gobiernos europeos no deben precipitarse en la aplicación de recortes del gasto público y en la adopción de medidas de austeridad fiscal. Nos oponemos a la aplicación dogmática del Plan de Estabilidad y Crecimiento como se propugna desde distintas instancias comunitarias, que llevaría a una disminución insoportable del déficit público de las economías europeas en el horizonte de 2013, con un alto coste social y severos impactos sobre los sistemas públicos de protección social, que definen el Estado de Bienestar y el modelo social europeo.

Compartimos la propuesta de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) de exigir una respuesta efectiva y coordinada a la Unión Europea frente a los ataques especulativos lanzados contra las economías de algunos Estados miembros y contra la moneda común. Ello obliga a reforzar la acción conjunta y a trabajar por un gobierno económico europeo.  

El movimiento sindical europeo combatirá las desigualdades de protección entre los Estados de la UE y promoverá el diálogo social y la negociación colectiva. En este sentido, UGT y CCOO exigen mayor inversión en formación y cualificación de los trabajadores y trabajadoras en la perspectiva de un nuevo modelo productivo.  

Es necesario aprovechar la presidencia española de la UE para impulsar acciones e iniciativas tendentes a incentivar la creación de empleo, a aprobar planes de choque contra el paro juvenil y la discriminación laboral, y a preservar y mejorar los sistemas públicos de protección social en el contexto de un nuevo modelo productivo.  

España: el primer objetivo, crear empleo  

Ante la tímida y escasa mejora de la actividad económica en España, UGT y CCOO exigimos y reclamamos la mejora de la protección social, el sostenimiento de la actividad económica y la transformación del modelo productivo a través de las políticas públicas y de la inversión productiva.  
En Castilla y León, según los últimos datos, el desempleo se ha elevado hasta los 198.623 parados. El incremento del paro ha sido de 26.053 personas más en el último año. De los 198.623 desempleados, cuentan con cobertura 127.868, lo que representa el 64,37% de los  

parados. Esto significa que hay 70.755 personas en Castilla y León que no perciben ningún tipo de ingreso, lo que supone un 35,63% frente al 23,18% a nivel nacional. Los jóvenes menores de 25 años siguen teniendo más dificultades en Castilla y León que en el resto de España para encontrar y mantener su empleo ya que la tasa de paro de este colectivo alcanza el 14,70% en nuestra Comunidad frente al 4,25% a nivel nacional. Por otra parte, el crecimiento medio del conjunto del año del pasado del PIB se ha situado en términos negativos en el -3,1%, dato alarmante si tenemos en cuenta que, para crear empleo, nuestro PIB debe crecer, al menos, el 2%.  

Pedimos, en primer lugar, un empleo con derechos, y para ello renovamos nuestra apuesta decidida por el diálogo social, a la vez que ratificamos nuestro compromiso con los contenidos de la Declaración para el Impulso de la Economía, el Empleo, la Competitividad y el Progreso Social de 29 de julio de 2008.  

Por ello creemos que el actual proceso de diálogo social sobre el mercado de trabajo se debe orientar, desde la responsabilidad de todas las partes implicadas, a la búsqueda de acuerdos que mejoren la actual situación del empleo en nuestro país y de las personas desempleadas, jóvenes, mujeres, trabajadores inmigrantes, parados de larga duración. A través de adoptar medidas que permitan fortalecer los servicios públicos de empleo, aumentar las políticas de formación y empleo, desarrollar un programa de empleo y contratación para los jóvenes, impulsar la reducción de jornada para mantener el empleo, reducir la contratación temporal injustificada y potenciar la estabilidad del empleo. Los cambios deben de orientarse hacia el mantenimiento y recuperación del empleo y en absoluto al recorte de derechos de los trabajadores.  

La firma del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012 (AENC), cuyo objetivo central es el mantenimiento y la recuperación del empleo y el establecimiento de incrementos salariales moderados, adecuados al contexto económico y garantizando el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, todo ello con la finalidad de contribuir a la reactivación económica desde la negociación de los convenios colectivos en los sectores y empresas, es buena prueba de lo que decimos. Por ello es urgente que se cumplan los convenios pendientes de años anteriores, máxime después de las sentencias del Tribunal Supremo que nos han dado la razón a los trabajadores y sindicatos. Un pacto que ha sucedido al acuerdo alcanzado en el ámbito de la Función Pública entre las organizaciones sindicales representativas del sector y el Gobierno de la nación.  

En consecuencia, las organizaciones sindicales CCOO y UGT reclamamos que, frente a los escasos resultados del diálogo social en 2009, se sigan impulsando y fortaleciendo los instrumentos y mecanismos de concertación, negociación y diálogo, tanto en la interlocución del Gobierno con las organizaciones representativas de los trabajadores y empresarios como en el debate político, dando así satisfacción a la demanda ciudadana de acuerdos para una pronta salida de la crisis.  

Reiteramos nuestra exigencia de que todos los trabajadores y trabajadoras de Castilla y León dispongamos de un convenio colectivo y denunciamos la intransigencia de la patronal de Castilla y León, CECALE, que de manera contumaz e irresponsable viene negando el derecho a la negociación colectiva.  

Las políticas para la mejora de la protección social y el cambio de modelo productivo  

Durante este período han sido muchos los recursos y actuaciones dirigidas al fortalecimiento del sistema financiero español, por lo que, en esta fecha tan señalada del Primero de Mayo, exigimos que las instituciones financieras correspondan poniéndose al servicio de la sociedad española.  
En nuestra Comunidad se están llevando a cabo procesos de fusión de nuestras Cajas de Ahorro. Apoyaremos dichos procesos en tanto en cuanto supongan un fortalecimiento de la estructura financiera y económica de la Comunidad y respondan al interés general de Castilla y León, de sus ciudadanos, familias y empresas, garantizando la naturaleza jurídica de las entidades así como su vinculación territorial y su obra social, y se respeten los derechos de los trabajadores afectados.  

Frente al mercado sin reglas, afirmamos la centralidad del valor del trabajo en todas las políticas públicas y privadas. En contraposición al abuso en la búsqueda del máximo beneficio y enriquecimiento de unos pocos, defendemos el principio de que la economía debe estar al servicio de las personas. En contestación a quienes otorgan toda su confianza al mercado, decimos que se necesita más y mejor Estado.  

Estos acuerdos deben acompañarse de políticas públicas adecuadas para el cambio y transformación del modelo productivo que demanda reiteradamente el movimiento sindical para alcanzar un crecimiento económico sostenible a largo plazo.  

Para UGT y CCOO, una aspiración legítima de la sociedad española es alcanzar un modelo productivo cimentado, por un lado, en la calidad del empleo, la igualdad, la formación del capital humano, la mejora de la productividad y unos salarios dignos, así como un elevado nivel de protección social, y, por otro lado, en un sector empresarial que busque competir en calidad, diseño e innovación, y que sepa incorporar nuevas tecnologías y métodos de organización socialmente responsables con la población trabajadora y con el medio ambiente.  

Para ello, demandamos de los poderes públicos una apuesta decidida por las políticas que promueven las inversiones públicas y privadas en educación, formación, I+D+i, TIC, en calidad, medio ambiente y ahorro energético y en una política tecnológica e industrial adecuadas a las necesidades actuales.  

Reiteramos nuestras propuestas para que, en el seno del Diálogo Social en Castilla y León renovemos y ampliemos inmediatamente los importantes acuerdos que suscribimos el pasado año para evitar las extinciones de contratos en los Expedientes de Regulación de Empleo, así como para ampliar la protección social a los trabajadores y trabajadoras que no tengan derecho a percibir la prestación contributiva o el subsidio de desempleo o hayan agotado las prestaciones, y otras medidas de protección social para colectivos específicos de personas desempleadas.  

Así mismo pedimos que las Cortes de Castilla y León tramiten y aprueben urgentemente la ley que regula la Renta Garantizada de Ciudadanía de Castilla y León, donde se regula, por un lado, el derecho a recibir una prestación social periódica, de carácter económico, destinada a proporcionar a los ciudadanos y ciudadanas de Castilla y León que se encuentren en situación de exclusión social los medios y apoyos necesarios para cubrir sus necesidades básicas de subsistencia y las de las unidades familiares o de convivencia de las que formen parte, y, por otro, que se activen los mecanismos que sirvan para su integración social.El sistema financiero, al servicio de la sociedad española  

Durante este período han sido muchos los recursos y actuaciones dirigidas al fortalecimiento del sistema financiero español, por lo que, en esta fecha tan señalada del Primero de Mayo, exigimos que las instituciones financieras correspondan poniéndose al servicio de la sociedad española.  
En nuestra Comunidad se están llevando a cabo procesos de fusión de nuestras Cajas de Ahorro. Apoyaremos dichos procesos en tanto en cuanto supongan un fortalecimiento de la estructura financiera y económica de la Comunidad y respondan al interés general de Castilla y León, de sus ciudadanos, familias y empresas, garantizando la naturaleza jurídica de las entidades así como su vinculación territorial y su obra social, y se respeten los derechos de los trabajadores afectados.  

Frente al mercado sin reglas, afirmamos la centralidad del valor del trabajo en todas las políticas públicas y privadas. En contraposición al abuso en la búsqueda del máximo beneficio y enriquecimiento de unos pocos, defendemos el principio de que la economía debe estar al servicio de las personas. En contestación a quienes otorgan toda su confianza al mercado, decimos que se necesita más y mejor Estado  

 

 

 

 

Anuncios