EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CASTILLA Y LEÓN  ANULA DOS PLENOS DEL AYUNTAMIENTO

La Tasa de Depuración puede quedar anulada

El Tribunal Superior de Justicia de C y L ha anulado, en respuesta al recurso del G. M. del PSOE, los acuerdos aprobados en los plenos del 31 de diciembre de 2007 y 16 de enero de 2008 al entender que “no hay duda de que la corporación demandada ha infringido el procedimiento para la aprobación y modificación de determinadas ordenanzas, puesto que el expediente se ha aprobado antes de que terminase el periodo para que se presentasen alegaciones”. El Pleno del 31 de diciembre aprobó los impuestos sin atender dos alegaciones, una de las cuales era del MUP-R. En esos plenos  se aprobaron los impuestos para el pueblo y uno de nueva creación, la famosa Tasa de Depuración de Aguas.

Ahora bien, no sólo ocurrió eso. En su día denunciamos públicamente que el Alcalde y Gobierno municipal “actuaron fuera de la legalidad y antidemocráticamente” además de por lo dicho porque:

– Elevaron a la Diputación Provincial, para su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Ávila, unos acuerdos antes de la celebración del Pleno (31/12/2007) en el que tenían que ser aprobados.

– Mintió a los ciudadanos tanto en el Bando Municipal que emitió como en dicho Pleno cuando negaba que la factura del agua fuese a subir a casi el doble, cosa que nosotros, y el G.M. del PSOE, afirmábamos (al crearse la “Tasa por depuración”) y que hoy día todo el mundo ha comprobado.

– Se amordazó al MUP-Republicanos cuando a los ojos de nuestros convecinos denunciamos todo esto. Taparon con dicho Bando nuestros carteles de denuncia y, posteriormente, el Alcalde mandó a uno de sus lacayos arrancar de cuajo otros (salvo el de la foto) en los que pedíamos “derogación de la tasa de depuración”, “reducción del sueldo del Alcalde” y “unos impuestos justos”.

Podemos concluir que el equipo de Gobierno del PP, con el señor Jaramillo a la cabeza, viola las más elementales normativas de toda corporación local y atenta contra un funcionamiento democrático. Al dictar el Alcalde la resolución que nos ocupa, a sabiendas que es injusta, podría haber incurrido en prevaricación. Mas también atenta contra la misma democracia al mentir conscientemente a los ciudadanos para ocultarles una verdad que afectaba a sus bolsillos. Y atenta contra la democracia al hacerlo contra la libertad de expresión, en este caso, de nuestra organización. Por otro lado, entendemos que la Diputación Provincial ha cometido, cuando menos, una irregularidad al dar curso en el B.O.P. de Ávila a unos acuerdos que no habían sido legalmente aprobados  y “contrarios a derecho”.

Después de la sentencia del TSJCyL el señor Alcalde, recalcitrante, trivializa y dice que todas esas tasas “se han ido actualizando cada año” y, por tanto, el problema “está subsanado”. No reconoce, pues, el error y, al no hacerlo, se reafirma en el incumplimiento de la normativa y en su actitud antidemocrática.

Ante la posibilidad de que la Tasa de Depuración pueda “tener un efecto nulo” y de que se tenga que “volver a aprobar en un nuevo pleno” el MUP-Republicanos hacemos un llamamiento a los ciudadanos a movilizarse y acudir al mismo exigiendo su derogación.

¡Devolución a los ciudadanos de la cantidad cobrada por la Tasa de Depuración!

¡Por unos impuestos justos, progresivos: que pague más quien más tiene!

¡Por un Ayuntamiento transparente, decente, democrático y al servicio del pueblo!

Arévalo, 24 de marzo de 2010.

Anuncios