Carolina Canales

Más de medio millar de trabajadores de la fábrica de Nissan de Ávila, salieron a la calle el jueves 4 de febrero para protestar por su inestabilidad laboral, exigiendo un plan industrial que garantice la viabilidad de la factoría; y así mostrar a los ciudadanos la problemática que están padeciendo desde que comenzó esta maldita crisis. Ya han sufrido 239 días de suspensión temporal debido a los cuatro Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que hasta ahora se han llevado a cabo.

El problema es de mayor gravedad si tenemos en cuenta que dicha factoría es la única fuerte que hay en la ciudad, con una plantilla que consta actualmente de 650 empleados y cuya multinacional, según algunas fuentes, tiene intención de reducirla a 350 o 320 durante el primer semestre de este año, cuestión grave e intolerable.

Según afirmaron muchos de sus obreros, esta manifestación es sólo el principio, ya que están previstas más movilizaciones hasta que vean claro la continuidad con suficientes garantías de la fábrica y no se ningunee a ninguno de sus obreros. Además, tras las inversiones realizadas por las instituciones públicas se ha de exigir su viabilidad durante los próximos diez años.

Los sindicatos están abiertos a negociar nuevas alternativas a los despidos, que pasarían por un plan de bajas incentivadas, movilidad geográfica o comenzar a aplicar el modelo alemán (trabajar 6 horas en vez de 8); pero éstas han de ser una solución temporal y a corto plazo, hasta el 2012, con vistas a una recuperación del mercado.

Desde aquí, les mandamos nuestro apoyo a todos esos trabajadores de la fábrica de Nissan que están en la lucha por un trabajo estable, algo a lo que todo ciudadano tiene derecho.

¡POR UN EMPLEO DIGNO Y ESTABLE!

Anuncios